Historia

CRÓNICA DEL SEMINARIO DE PARRAL

A nueve meses de erigida la Diócesis de Parral, un 13 de septiembre de 1993 en la cuidad de Jiménez, se inauguró el Seminario. Detrás de esta fecha subyace una pre-historia, que consideramos significativa:

Gracias a la generosidad de una familia jimenense, se pudo contar con un edificio, que durante diez años albergaría, a las primeras generaciones de alumnos del Seminario Diocesano de Parral.

En una reunión del presbiterio en Valle de Allende, el obispo; Don José Andrés Corral Arredondo, dio la noticia, de que si bien, se contaba con el edificio y con los primeros candidatos, aún faltaba designar a su primer rector fundador.

El Presbítero, José Carlos Tarango, a la sazón Vicario General de la diócesis y Párroco de Parral, se ofreció para cumplir con esa encomienda. Aceptada la oferta, el padre Tarango se trasladó a Jiménez para preparar lo necesario, en orden a que el Seminario estuviese en condiciones de recibir a sus primeros alumnos.

La tarea era ardua y compleja.  Había que comenzar por habilitar a la incipiente institución de lo estrictamente necesario para su funcionamiento. En primer lugar, se debía dotar al Seminario de un cuerpo de maestros; en segundo lugar la elaboración del programa de estudios. El pueblo católico de Jiménez jugó un papel muy importante, pues aportó, no solo sus oraciones, sino todo aquello que se refería a la sustentación de los futuros Seminaristas.

Por fin, solventados estos dos aspectos, el Seminario se abrió el 13 de septiembre de 1993, en el marco de una solemne Eucaristía, que celebró el Sr. Obispo Don José Andrés Corral, con una gran concurrencia de fieles. Los primeros Seminaristas fueron en número de nueve, de los cuales más tarde se ordenaron tres de ellos. El Seminario quedo bajo el patrocinio del Sr. San José.

En el año 2003, el Seminario se trasladó a la ex hacienda de Sombreretillo, donde permanece hasta el presente. En este lapso de tiempo 1993-2015 ha tenido cuatro rectores, a saber, Presbíteros Lic. J. Carlos Tarango, Lic. Cesar Alfonso Ortega,  Lic. Roberto Tarín Arzaga y el Lic. Alfonso Baca Méndez. El número de sacerdotes que recibieron su formación básica en esta institución fueron 29.

Pbro. Lic. José Carlos Tarango