Economía

Campaña anual del Diezmo, Diócesis de Parral
Noviembre 2016 – Marzo 2017

¡La Iglesia nos sostiene desde la fe; ayudemos a sostenerla!

Estimada familia católica de nuestra diócesis de parral, antes que nada, dinero y diezmo, no es la misma cosa; para dar dinero basta tenerlo. Para dar el diezmo es necesario tomar conciencia de que somos iglesia y que nuestro compromiso de fidelidad y amor a Dios lo vivimos en ella y a través de ella… el diezmo es compartir. Compartir no es dar lo que sobra sino es dar lo que el otro necesita. Es un instrumento creador de espíritu comunitario. Fuera de este marco, pierde su valor histórico, de tradición eclesial y bíblica. Deja de ser expresión de fe y adquiere un sentido administrativo.

El diezmo no puede ser concebido en sentido aritmético, sino como una opción personal y libre de contribuir sistemáticamente con un monto según manda el corazón. Por el monto aportado, determinado por la conciencia, reconocemos nuestra dependencia a Dios, dándole parte de aquello que de él recibimos (Sal. 23,1)

El diezmo no puede ser visto como un impuesto sino como un privilegio. “Porque tengo fe, contribuyo y la expreso también aportando el diezmo de modo sistemático, para que mi comunidad tenga las condiciones para planificar la acción pastoral. Mi fe determinará cuanto debo aportar como diezmo a Dios a través de mi Iglesia. Ciertamente que Dios no necesita de nada, pero yo doy para atender las necesidades de la comunidad en el mantenimiento del culto, para que otros tengan fe y para creer en ella. Al dar mi contribución, descubro la importancia que cobra en la comunidad…”

Hagamos resonancia de cómo despertó el tema del diezmo en el nuevo testamento:

El diezmo es un punto de referencia para nosotros (hebreos 7, 1-2)

Los primeros creyentes dieron más del diezmo (Hechos 4, 32-37)

Se realiza más la actitud que la cantidad (Lucas 21, 1-4), el diezmo de la viuda pobre nos enseña que nadie debe dar sobras al Señor. Nadie debe menospreciar su diezmo y que el diezmo no es un tema de dinero, sino del corazón.

Diezmar es un hábito adquirido por pasos sencillos (1 Corintios 16, 1-4)

La práctica de la Iglesia primitiva nos enseña que hay un corto plazo establecido para poder hacerlo. Que se debe apartar la cantidad conforme tu corazón e ingreso y por lo tanto no lo debes usar para otra cosa. Lo integro será entregado en manos de tu iglesia local.

Por esta razón sin en su hogar, decidieron ser diezmistas, les pedimos poner atención a lo siguiente:

Llegará a su hogar una persona debidamente identificada (con gafete) de nuestra diócesis, para invitarlos a participar en la campaña anual del diezmo la cual le dará las siguientes indicaciones:

  • La campaña transcurre de Noviembre del 2016 a marzo de 2017, donde se les proporcionará un bote-alcancía en el cual pueda regular su aportación económica.
  • La primer semana de marzo de 2017 pasaran los promotores del diezmo a recoger su aportación (su alcancía) y frente a usted se contará lo recaudado en su hogar, para una mayor transparencia y regulación de cada contribución, dando fe de ello un recibo firmado y sellado por parte de esta diócesis con el monto de su alcancía.
  • Lo recaudado, por cada promotor del diezmo que haya pasado a su casa, será entregado al párroco de la comunidad el cual dará parte al departamento de economía del obispado de Parral.

Si usted decide dar su aportación de Diezmo en una sola emisión puede hacerlo de la forma siguiente:

  • En las oficinas del obispado, con atención al departamento de economía.
  • En la cuenta BBVA Bancomer, en la cuenta No. 0145653215 (Diócesis de Parral, A.R.)

Recuerde, a quien usted entregue su Diezmo, exíjale, su recibo. Esto es muy importante para nuestro control y para la transparencia que todos queremos.

En nuestra diócesis lo recaudado como Diezmo  se distribuye así:

43% a la administración que es:

  • Sueldos a personal de la diócesis.
  • Pensiones a sacerdotes enfermos.
  • Subsidios a parroquias más necesitadas.
  • Mantenimiento de edificios.

25% a la evangelización:

  • Pastoral: familiar, juvenil, social, vocacional y catequesis.
  • Promoción social.
  • Vicaría judicial.

15% a párrocos y vicarios

12% a la casa y formación del Seminario diocesano

5% para gastos episcopales