papa

Historia de la Solemnidad de Corpus Christi

Fue una religiosa, Juliana de Cornillon, la que animó a celebrar esta fiesta en honor del Cuerpo y la Sangre de Cristo en el año 1208. Fiesta que surgió en la Edad Media a consecuencia del florecimiento del pensamiento eucarístico, apenas en el siglo anterior comenzó la elevación de la Hostia al momento de la Consagración. En 1246, en Lieja (Bélgica). Se celebra la fiesta por primera vez. Años más tarde tuvo lugar el famoso milagro de la Hostia Consagrada que comenzó a sangrar ante las dudas de fe del sacerdote que celebraba la misa en Bolesna (Italia). Este hecho llevo al Papa Urbano IV a instituir la festividad en 1264. En este tiempo, estaba presente en la Iglesia Santo Tomas de Aquino, a quien el pontífice le concedió preparar los textos litúrgicos de dicha fiesta, tales como Pangue Lingua, Lauda Sion, Panis Angelicus o Adoro te devote) Según algunos biógrafos, el Papa encargo un oficio de la liturgia de las horas a San Buenaventura y Santo Tomas de Aquino, cuando el pontífice comenzó a leer en voz alta el oficio de Santo Tomas, San Buenaventura fue rompiendo el suyo en pedazos. En el Siglo XIV tenemos acontecimientos que reforzaran dicha solemnidad, que tendría desde entonces dos actos fundamentales: la Eucaristía y la Procesión. En el concilio de Vienne del 1311, el papa dio una serie de normas para el cortejo que acompañaría al Señor en la procesión dentro de los templos. Años más tarde, Juan XXII introdujo la Octava del Corpus con Exposición del Santísimo y sería el primero de los Papas renacentistas, Nicolás V, el primero en establecer que la Hostia Santa saliera en procesión por las calles de Roma en la fiesta de Corpus del año 1447. En los siglos posteriores fueron apareciendo muchas obras de arte para las custodias y los “carros triunfante” en las que el pueblo le entregaba al señor lo que consideraba valioso: oro, plata y piedras preciosas. Corpus Christi es la fiesta el Cuerpo y Sangre de Cristo en la Eucaristía, este día, recordamos la institución de la Eucaristía que se llevó a cabo el Jueves Santo, durante la Última Cena. Es una fiesta muy importante ya que la Eucaristía es el regalo más grande que Dios nos ha hecho, movido por su querer quedarse con nosotros después de la Ascensión.

Daniel Herrera Bosquez
Adoración Nocturna Mexicana.