Pope Francis poses for a selfie during a pre-synod gathering of youth delegates at the Pontifical International Maria Mater Ecclesiae College in Rome March 19. Also pictured are Cardinal Lorenzo Baldisseri, secretary-general of the Synod of Bishops, and U.S. Cardinal Kevin J. Farrell, prefect of the Vatican's Dicastery for Laity, Family and Life. The meeting was in preparation for the Synod of Bishops on young people, the faith and vocational discernment this October at the Vatican. (CNS photo/Vatican Media) See POPE-YOUTH-PRESYNOD March 19, 2018.

Jóvenes: ¡Hablen con valentía y escuchen con humildad!

El lunes 19 de marzo inició en Roma un encuentro muy especial. Unos 340 jóvenes de todo el mundo, incluso protestantes y ateos, se encontraron en la reunión Pre-Sinodal en preparación para el Sínodo de los obispos del mes de octubre cuyo tema es: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”. Más de 15 mil se unieron a través de las redes sociales, respondiendo y comentando 15 preguntas que la Iglesia les lanzó a los jóvenes del mundo sobre su identidad, sobre su fe en Cristo y la Iglesia, así como su visión del futuro. El lema del encuentro fue: Hablemos juntos (We talk together).
El viernes 24, después de un arduo trabajo en 20 grupos lingüísticos y casi sin dormir, terminaron un documento que entregaron al Papa Francisco que se unirá al material para ser enviado a todas las diócesis del mundo, en preparación al Sínodo de los obispos de octubre. Siendo un encuentro de obispos, ha querido el Papa primero escuchar a los jóvenes, para no intentar dar respuestas a preguntas que los jóvenes no se hacen. Ya desde su primera intervención invitó a todos los representantes que hablaran con valentía y que escucharan con humildad.
Quiero compartirles algunos elementos que creo reflejan lo que los jóvenes quieren decirnos a toda la Iglesia, y que quedaron plasmados en ese documento que está publicado en internet como “Documento Reunión Pre-Sinodal.” Tiene 3 partes:
-Primera: DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES DE LOS JÓVENES EN EL MUNDO ACTUAL: Formación de personalidad, La relación con la diversidad, Los jóvenes y el futuro, La relación con la tecnología, La búsqueda del sentido de la existencia.
-Segunda: FE Y VOCACIÓN, DISCERNIMIENTO Y ACOMPAÑAMIENTO: Los jóvenes y Jesús, La fe y la Iglesia, El sentido vocacional de la vida, El discernimiento vocacional, Los jóvenes y el acompañamiento.
-Tercera: LA ACCIÓN EDUCATIVA Y PASTORAL DE LA IGLESIA: Estilo de Iglesia, Jóvenes protagonistas, Lugares a privilegiar, Iniciativas a reforzar, Los instrumentos a utilizar (Multimedia, Experiencias anuales periódicas, Las Artes y la Belleza, Adoración, meditación y contemplación, Testimonio y El proceso sinodal).
Vale la pena destacar que la identidad del joven también se forma por nuestras relaciones externas y pertenencia a grupos específicos, asociaciones y movimientos activos también fuera de la Iglesia. A veces, las parroquias ya no son lugares de conexión. Reconocemos el rol de educadores y amigos, por ejemplo, líderes de grupos juveniles que pueden llegar a ser para nosotros buenos ejemplos. Necesitamos encontrar modelos atractivos, coherentes y auténticos. Necesitamos explicaciones racionales y críticas para los asuntos complejos.
Algunos hoy consideran la religión un asunto privado. A veces, sentimos que lo sagrado resulta lejano de nuestra vida cotidiana. La Iglesia suele aparecer como demasiado severa y excesivamente moralista. En otras ocasiones, en la Iglesia, es difícil superar a la lógica del “siempre se ha hecho así”. Necesitamos una Iglesia acogedora y misericordiosa, que aprecie sus raíces y patrimonio y que ame a todos, incluso a aquellos que no siguen los estándares. Muchos de los que buscan una vida en paz acaban entregándose a filosofías o experiencias alternativas.
Sobre la relación con Jesús: Una forma de superar la confusión que los jóvenes tienen con respecto a quién es Jesús, implica un volver a las Escrituras para comprenderlo más profundamente en su vida y en su humanidad. Los jóvenes necesitan encontrarse con la misión de Cristo, no con lo que pueden percibir como una expectativa moral imposible. No obstante, se sienten inseguros sobre cómo hacerlo. Este encuentro necesita ser fomentado en los jóvenes y abordado por la Iglesia.
Un estilo de Iglesia diferente. “Los jóvenes de hoy anhelan una Iglesia que sea auténtica. Queremos decir, especialmente a la jerarquía de la Iglesia, que debe ser una comunidad transparente, acogedora, honesta, atractiva, comunicativa, asequible, alegre e interactiva.
Una Iglesia creíble es aquella que no tiene miedo de mostrase vulnerable. La Iglesia debe ser sincera en admitir sus errores presentes y pasados, que sea una Iglesia conformada por personas capaces de equivocarse y de hacer malinterpretaciones. La Iglesia debe condenar acciones tales como los abusos sexuales y los males manejos de poder y dinero. La Iglesia debería continuar a fortalecer su posición de no-tolerancia hacia los abusos sexuales dentro de sus instituciones; y su humildad sin duda aumentará su credibilidad frente al mundo juvenil. Si la Iglesia actúa de esta manera, entonces se diferenciará de otras instituciones y autoridades de las cuales los jóvenes, en su mayoría, ya desconfían”.
Seguir en diálogo: la Iglesia “joven” y la Iglesia “vieja”, en el proceso sinodal. “Hemos estado muy emocionados al ser tomados en cuenta por la jerarquía de la Iglesia y sentimos que este diálogo entre la “joven” y la “vieja” Iglesia es un proceso vital y fecundo de escucha. ¡Sería una pena si este diálogo no tuviera la posibilidad de continuar y crecer! Esta cultura de la apertura es extremamente saludable para nosotros”. Esta reflexión nos lleva a seguir impulsando a nuestros jóvenes. Un signo de unidad será la Vigilia de Pentecostés que haremos el sábado 19 de mayo con todos los jóvenes.

Pastoral Juvenil
Pbro. Lic. Leonel Larios
Licenciado en Comunicación