Iglesia Dioscesana

“Un solo rebaño, un solo pastor, 25 años de vida diocesana”, éste es el lema que hemos elegido para la celebración de las bodas de plata de nuestra Diócesis. Fue el lema que se utilizó hace 25 años cuando se erigía la nueva Diócesis de Parral; fue el lema que se rescató para la celebración de los 15 años, y ahora lo queremos retomar; rememorando así los ya transcurridos 25 años, pero haciendo memoria y dando gracias a Dios por todas las bendiciones que Él ha derramado en nuestra comunidad de fe, la Iglesia Diocesana de Parral.
¿Qué es la Iglesia? La Iglesia es el Pueblo de Dios, es el Cuerpo Místico de Cristo, es la semilla del Reino de Dios en el mundo, es la familia de Dios en la tierra, es la comunidad de fe que sigue a Jesús el Señor… tantas maneras de describir la Iglesia, la que peregrina, la Madre, la que es Una, Santa, Católica y Apostólica.
Pero… ¿dónde está la Iglesia? Siendo la Iglesia Universal, extendida en todo el orbe de la tierra, se realiza completa en cada Diócesis. Cada Diócesis es expresión perfecta de lo que es la Iglesia Católica. Es verdad, la Iglesia Diocesana expresa muy bien lo que es la Iglesia Universal.
Porque cada Diócesis es presidida por un obispo, y cada obispo es un sucesor directo de los Apóstoles, por eso cada Diócesis es Iglesia, es apostólica y es para todos, universal o sea católica.
Entonces, esta porción del Pueblo de Dios que peregrina en el Sur del Estado de Chihuahua, la Diócesis de Parral, es expresión y vivencia de este ser Iglesia. Y este es el motivo de nuestro gozo y celebración festiva: que le estamos dando gracias a Dios porque nos ha concedido ser Iglesia Diocesana, con su identidad propia, con su trayectoria, con su estilo pastoral, con sus luces y con sus sombras, con sus aciertos y desaciertos, Iglesia viva, Iglesia de Dios, y porque en medio de nosotros siempre ha estado su cabeza, Cristo Jesús, también Iglesia santa.
Esta es la editorial del mes de agosto. Quiero compartirles en grandes rasgos lo que viene hasta que lleguemos al 4 de noviembre, día exacto que cumplimos los 25 años:
Queremos que los padres, los sacerdotes graben un CD con cantos propios de este aniversario. Quizá ustedes no lo saben, pero entre los padres hay un buen grupo que de verdad canta muy bien. Es un buen momento para que ellos den gloria a Dios con sus voces cantando al Señor.
También queremos una fuerte campaña de oración por la Diócesis a través del rezo del Santo Rosario. El mes de septiembre y sobre todo el mes de octubre se hará una gran misión cuyo objetivo será rezar el rosario en todas las casas que quieran participar, dejando en ella un rosario conmemorativo del aniversario. Además porque estamos en los 100 años de las apariciones de la Virgen de Fátima y ella es nuestra madre bendita, nuestra Señora del Rosario.
Y en los días 4 y 5 de noviembre, sábado y domingo, el gran Congreso Anual Diocesano. De por sí lo celebramos cada año, pero esta vez será con especial relieve, más celebrativo, más alegre, más jubiloso. Tuve el honor de invitar al Señor Nuncio, Don Franco Coppola, y tenemos el gozo de que aceptó la invitación. Así que Dios mediante, el Sr. Nuncio nos acompañará el sábado 4 de noviembre. Luego el Congreso sigue también hasta el Domingo…
Con los padres ya tenemos el diseño de cómo será el desarrollo del Congreso. Sólo les puedo adelantar que será muy bonito, muy motivador. Personalmente estoy muy emocionado por todo lo que vamos a vivir. De verdad que será una enorme bendición de Dios.
Por ahora ya nos vamos preparando espiritualmente, anímicamente, y les pido a todos que se presten gustosos a colaborar en lo que la organización y realización de nuestro Congreso requiera. Bendiciones de Dios vienen sobre nosotros, ¡estemos preparados!

Editorial
Monseñor Eduardo
Carmona Ortega
Obispo de la Diócesis de Parral